Un grupo de WhatsApp o de cómo me importan una mierda tus marcapáginas

Tengo un grupo de WhatsApp con amigos de toda la vida.

Llevamos en ese grupo desde 2012 y con sus vaivenes siempre está activo.

¿Y?

En resumen somos unos cabrones que nos reímos de todo y de todos, sobre todo de nosotros mismos.

Nos tratamos con el poco respeto que un amigo de toda la vida se puede permitir, a veces más.

Conocemos nuestros secretos.

¿Entonces?

De vez en cuando aparece como personaje invitado a nuestras conversaciones un antiguo compañero de basket, de alguna correría y de ninguna simpatía.

Era un tipo bastante alto que es muy activo en las redes sociales.

Yo no tengo Facebook ni nada, pero otros sí.

Algunas publicaciones del susodicho son tan épicas que las comentamos en el grupo.

El otro día subió un huevo frito en forma de sándwich, otras sube bandejas de croquetas que parecen sacadas de algún rincón oscuro del Averno y él a pie de foto señala sin ironía “¡Deliciosas!”.

Hoy fue más lejos. Él y su novia, monta tanto, se han personalizado un montón de galletas Tostarica con una imagen conjunta y las han expuesto junto con un tazón de leche, con el pie de foto: “Así se desayuna delicioso”.

"El Suárez", que así le llamamos, parece que es muy delicioso en todos los ámbitos de su vida.

El Suárez es el ejemplo perfecto de persona muy enfocada a las redes que quiere dar una imagen idílica de su realidad, aunque su idea de “idílico” sea desayunar Tostarica con su cara y su incipiente calva.

La literatura no tiene que ser idílica. Tiene que ser sincera. Brutalmente sincera.

Encontrar, apretar y retorcer la llaga.

Eso es todo.

Un editor debe estar a la altura de una obra así.

Si escribes desde las vísceras, desde la cruda y desnuda sinceridad, debes buscar un editor que esté a gusto en la desnudez.

Si escribes pensando en vender y con esto quiero decir contentar a todo el mundo, si escribes pensando en tu suegra, debes buscar una editorial de esas que te empaquetan el alma a módico precio y te regalan los marcapáginas.

Si crees que los marcapáginas le importan una mierda a todo el mundo y eres de los que buscan la llaga, yo soy ese editor desnudo.

Echa un vistazo a esto y pídeme presupuesto personalizado:

https://adriannaranjo.com/store/product/pack-edición