Sobre los audios de Florentino Pérez

A veces el mundo nos sorprende. Y algunas veces para bien.

 

 

Era evidente que un tipo como Florentino Pérez debe ser muy inteligente.

 

 

De poco a montar la mayor constructora del mundo.

 

 

¿Y?

 

 

Pues resulta que siempre daba la imagen de un hombre gris, institucional, de centro centrado, de extremo centro.

 

 

Vapuleado por el antimadridismo y siempre dando la callada por respuesta.

 

 

De repente, aparecen unos audios de hace ya varios años y por arte de magia, un giro argumental; el hombre gris es un hombre cargado de vida. Cargado de razón y de sentido del humor. Lo que pretendía hundirle lo ha convertido en humano, demasiado humano.

 

 

Y lo verdaderamente interesante de la vida de una persona es el fracaso. La narrativa de la derrota y la lucha.

 

 

La narrativa del triunfador suele estar cargada de propaganda y mentira.

 

 

El triunfo deshumaniza hasta el punto de no saber si hablamos con un triunfador o con un director de Marketing y Recursos Humanos.

 

 

Florentino sacó a relucir sus vísceras, su inteligencia y su humor. Su punto de vista sobre unos jóvenes con mucho dinero y el mismo ego. No conscientes de que cuando habla una persona como Florentino, deben tener el suficiente respeto intelectual como para no comportarse como un estudiante de cuarto de la ESO.

 

 

Florentino me parece, a día de hoy, un sensacional ejemplo de personaje novelesco.

 

 

Triunfador e inteligente, muestra interés cuando baja al barro y revela su miseria.

 

 

Un giro inesperado. Una forma de hacer complejo a un personaje que se apreciaba demasiado plano. Poco interesante.

 

 

¿Captas el matiz?

 

 

Más consejos sobre cómo trazar un personaje en mi curso de escritura.

 

 

No sé a qué esperas. Pulsa aquí.