¿Hacemos un tapiz de fina lana y seda?

¿No os ha pasado que hablas con alguien que tiene un montón de historias interesantes que contar y que, cuando le escuchas, no puedes parar de pensar «por qué no escribe un libro este tipo»?


O que incluso se lo preguntas.


«Oye, y tú, ¿por qué no escribes?».


Habrá respuestas de todo tipo, pero la más habitual suele ser algo así como:


«Es que tengo las ideas y mis anécdotas, pero no sé cómo plasmarlas. Me pongo a escribir y todo se me amontona, no sé darle forma».


Uno de los grandes problemas ante el folio en blanco es precisamente ese.


No la falta de ideas.


Saber redactar, plasmar y embellecer esas ideas.


Brotan de nosotros sin orden, sin precisión, mezcladas unas con otras y eso da lugar a un maridaje de frases sin sentido.


Y lo que es peor; cuando escribes sin concierto el esfuerzo mental es tan grande que el escritor suele rendirse al segundo día y ya no escribe más.


Demasiadas ideas agolpadas en la cabeza. Agotamiento mental e incluso físico.


¿Para que vale mi curso?


Entre otras cosas para que ordenes tus ideas.



Para que traces tu estructura y a tus personajes, para que los esboces antes de ponerte a escribir.


Cuando hagas esto, todo fluirá, como un niño con su caja de rotuladores nueva, que pinta y pinta hasta que no puede más.


Ya no tendrás que intentar ordenar mentalmente tus ideas en la soledad contigo mismo, porque eso es muy complicado que salga.


Prepararás tus ideas, tus esquemas y luego las redactarás con la mejor prosa posible.


Escribir ya no será un mal parto sino el delicado arte del tejedor que con sus canillas cargadas de finas hebras de lana y seda realiza el tapiz.


Además de ofrecerte pautas que serán guía para poner todo en orden, en mi curso harás ejercicios prácticos que te revisaré personalmente. Así, podrás desenmarañar tus ideas y, por fin, construir con ellas un bello libro.


Si te interesa mi curso, mira aquí:


https://adriannaranjo.com/curso-escribir-un-libro