Frédéric Beigbeder. El editor que se hizo escritor de éxito

Salí a pesar con mi hija. Es pequeña, guapa y graciosa.

                   
Básicamente lo contrario a mí.


—Papá, ¿vamos a la librería a comprar Matilda?


Allí fuimos. Últimamente le ha dado por ver esa película y le dije que el libro era aún mejor. Es un libro que suelen recomendar a niños más mayores en los colegios, pero mi hija de siete años por lo pronto tiene amor por la lectura y la música. También por los Huesitos y los columpios, claro.


Una vez allí estuve ojeando algunos libros y vi una novedad de la que no había oído antes: Una vida sin fin. De Frédéric Beigbeder.


Me gusta ese autor. Al que conocí leyendo a Houellebecq.

 

Éste, el escritor actual más importante, el otro, Beigdeber, uno de los más importantes, también francés.


Compré Matilda, compré este. Total 30€.


—Papá, ¿de quién es ese libro?


—De un escritor francés que antes era editor.


—¿Editor como tú?


—Sí. Editor como yo.


—¿Y qué es un editor, papá?


En ese momento, cual lunático que no ha superado la Guerra de Vietnam (o de Sidi Ifni si os gusta lo castizo), y entra en iracundo trauma.


— Te diré lo que no soy. No imprimo libros, no valoro ni edito libros si no estoy trabajando, no corrijo por amistad aunque me caigas bien, las portadas con Photoshop no son quince minutos y están lejos de “no tardar ná”, no hago retoques fotográficos “en un momento”, no me alimento del aire, ni hago rebajas ni compito en precio con nadie.


Mi hija me miró incrédula y con su habitual sabiduría infantil me dijo:


—¿Sabes qué Juan ha sacado un ocho en inglés y yo un diez?


Aquello me sacó del trance.


Mi oficio es maravilloso pero hay gente que no lo valora. Otra mucha sí y trabajamos codo con codo en hacer de su oficio (escritor) y del mío (editor) algo complementario y casi mágico.


Beigdeber pasó de editor a publicista, donde se metió todo lo que alguien no debería meterse, y escribió el delicioso 13,99 euros.


Ahora es un escritor consagrado. Ha encontrado la fórmula del éxito sin renunciar a la calidad.


Aún no he abierto el libro, pero me llevó a esta reflexión sobre la gente que te pide cosas porque sí, sin valorar el trabajo. Por ello ya mereció la pena la compra.

Estos son mis servicios, esto es lo que ofrezco:


https://adriannaranjo.com/store


Postdata: Cualquier presupuesto que me pidas lo haré personalizado, adaptándome a tus peticiones y a tu libro. Mis presupuestos tienen más de diez páginas.

 

Desde el que quiere editar el libro y que luego le ayude con un listado de editoriales tradicionales para ver dónde encaja su libro y mandar el manuscrito, junto con una carta de presentación para mover su obra en ellas y que le puedan publicar, a los que prefieren la autopublicación, quitarse intermediarios y ganar más dinero con la venta directa.


Todo eso lo hago. Doy un servicio integral de editor. Eso es todo.