¿El tamaño importa? Lo que dijo Darwin

Dicen que la esencia, lo mejor de las cosas, va en frasco pequeño.

  

Al menos eso dicen los que han decidido hacer de su vida una gran y reconfortante mentira.

 

¿Qué pasa en el mundo de los libros?


Echando un ojo a los libros más vendidos en España en 2020 me encuentro con un dato curioso:


La lista:


  1. El enigma de la habitación 622 – 113. 575 ejemplares vendidos (624 páginas)

  2. Reina Roja – 106.615 (568)

  3. Episodios de una guerra interminable — 96.920 (son seis novelas en pack de 3.264 páginas en total).

  4. Un cuento perfecto — 92.017 (640)

  5. La chica de nieve — 77.575 (512)

  6. Loba negra — 76.638 (552)

  7. Y Julia retó a los Dioses — 69.239 (800)

  8. Sidi – 66.546 (376)

  9. La cara norte del corazón — 60.553 (688)

  10. Tierra Alta — 58.672 (384)

Como sé que sois expertos en la deducción lógico-matemática, sé que habéis deducido que el paréntesis es la cifra de páginas de todos los libros que más se vendieron, aunque solo ponga «páginas» en el primero. Y sé que la cifra sin paréntesis la habéis deducido también, aunque me haya permitido el lujo de solo poner «ejemplares vendidos» en el primero.


La cosa es que en los libros el tamaño sí importa. Los frascos pequeños para las colonias caras, dirán algunos.


Muchos escritores me preguntan, preocupados, si su tocho es vendible precisamente por ser un ser «un tocho».


Yo siempre les digo que al lector español le gustan grandes, o sea, que sin problema.


¿Se compran libros al peso?


Qué feo está eso.


Si tu libro no oscila entre las 376 páginas de Sidi de Reverte o las 3264 de la novela Episodios de una guerra interminable de Almudena Grandes, tampoco os preocupéis.


A veces los libros sí que no necesitan mucho volumen para decir todo lo que tienen que decir.


Otros son muy voluminosos y realmente no valen para nada.


Aunque la tendencia a que la gente si invierte en un libro prefiere hacerlo en uno que ocupe mucho es palpable, nos guste o no.


Debe haber mucho de «si me gasto 20 €, que no me engañen, que pese».


Ojo, que no tengo nada contra los libros muy largos. Tampoco contra los cortos. Tengo contra los malos. A esos sí que les tengo manía.


Pero bueno, os aviso de la tendencia. Para que no os preocupéis si la vena creativa os da para mucho. Al revés, podríamos decir.


Eso sí, no escribáis por escribir, eso sí os lo ruego.


Lo que tienen en común TODOS, TODOS, TODOS los libros que se venden es una buena promoción. Porque en el año 2020 todos coincidieron en el tamaño, y es algo habitual, pero no siempre.


Lo que SIEMPRE, SIEMPRE, SIEMPRE se da es una buena promoción.


Te puedo ayudar. Sí. Por supuesto.


Organizar presentaciones, prepararte una buena campaña, ayudarte en la promoción…


Echa un ojo a este servicio y si te interesa esto y alguna cosa más, escríbeme:


Pack Promo + Posicionamiento. Pincha.


PD: Te preguntarás por qué cito a Darwin en el título de este mail. Es que últimamente leo mucho la prensa española y me encantan esos titulares que no tienen nada que ver con la noticia y en los que siempre pico. Ahora os toca a vosotros. Y si dicen que las tetas son el motor de Internet para gran parte del orbe, para los editores es Darwin. Así somos.