El efecto Ramsey o de cómo no eres original ni yo tampoco

El filósofo Donald Davidson ha llamado «el efecto Ramsey» a eso que designa la experiencia compartidas por varios escritores y filósofos:


El fenómeno de encontrarte con que tu emocionante y aparente original hallazgo ya había sido descubierto y presentado con más elegancia y solidez por Fran Ramsey.


Frank Ramsey fue un filósofo británico, y también matemático y economista —y todo lo que se propusiera— que, como Pascal, podríamos decir que murió de viejo a los 26 años en 1930.


Lo que señala con cierta guasa Davidson, es una gran verdad, en cualquier caso.


Si tu intención a la hora de escribir —o de montar una empresa, o de ligarte a la vecina (o vecino, no seamos no-inclusivos, líbreme Dios), o de hacer un viaje— es ser 100% original, mostrar al mundo algo nuevo, único, rutilante, jamás visto y que eso además te va a hacer de oro, te diré una cosa:


Efecto Ramsey.


Si no Frank Ramsey, otro ya lo habrá hecho y mejor que tú.


Otro habrá escrito un libro mejor, tu idea de empresa ya existe, a tu vecina ya se le han ligado más de una vez y el viaje que planeas se puede hacer en autobús porque los Alsa están que lo tiran.


Eso no quiere decir que tu libro no sea genial, que tu empresa pueda darte mucho dinero, que tu vecina sea una buena madre para tus futuros hijos o que el viaje sea un bello e imborrable recuerdo.


Es más, gracias al efecto Ramsey, sabemos que ese libro así trabajado puede tener lectores y ventas, porque gusta esa forma de contar las cosas, sabemos que esa empresa puede funcionar porque es una idea ya contrastada, que tu vecina no se va asustar cuando le invites a la última copa en tu casa y que en ese viaje no hay caníbales que hagan sopa contigo.


Es decir, que nunca seas el primero, y que nadie lo sea en realidad, ayuda a que las cosas puedan funcionar. En todos los ámbitos.


No quiero decir que plagies nada, solo digo que trabajes tu libro con naturalidad. Que olvides querer revolucionar nada. Si eres bueno, el mundo sabrá ver tu aporte al mundo, tu granito en este engranaje que es el camino a la sabiduría.


Si te interesa trabajar con un editor que no ha inventado nada, ni lo pretende, aquí tienes mis servicios:


https://adriannaranjo.com/store