Basado en John Steinbeck

«Y en los ojos de la gente hay una expresión de fracaso, y en los ojos de los hambrientos hay una ira que va creciendo. En sus almas las uvas de la ira van desarrollándose y creciendo, y algún día llegará la vendimia».


La frase es de John Steinbeck, en su magistral Las uvas de la ira.


Es tan elocuente que no hace falta explicar mucho.


¿No?


«No se necesita valor para hacer una cosa cuando es lo único que puedes hacer».


«Y los propietarios se van a agarrar a sus posesiones, aunque tengan que matar hasta el último hombre para conservarlas. Tienen miedo y eso les pone furiosos. Ya lo verán. Ya lo oirán. Es la puñetera tierra más hermosa que hayan visto, pero su gente no les tratará bien. Tienen tanto miedo y están tan preocupados que ni siquiera se tratan bien entre ellos».


El hambre, la ira, el miedo, el destino que está escrito, más ira, defensa de tu pequeña parcela de verdad y de vida.


Poco más puedo añadir.


El que quiera entender que lo haga y que lea a Steinbeck.


La filosofía sistemática, esa que empieza con unos axiomas y luego deduce todo de ellos, es cosa muy de alemanes.


Nos enseñaron esa forma de pensar como la mejor, la más certera, la única científica.


El problema es que pensar lo científico muchas veces es pensar lo político en realidad. Una máscara. Una más.


Y las uvas de la ira van desarrollándose y creciendo.


En cambio, en el sur de Europa, sobre todo en España, pensar —partiendo de que pensar es siempre pensar contra algo— se ha manifestado de modo menos sistemático, menos político.


La literatura, la pintura, el arte. Esa es la lengua de la ira y no la sistematización.


No tenemos a Hegel, pero sí a Cervantes. No tenemos a Fichte, pero sí a Quevedo. ¿Qué verdad escapa de las manos de Goya que capte algún otro ilustrado?


En los tiempos de vendimia en que vivimos, donde el miedo nos obliga a cambiarnos de acera, la literatura y el arte son los únicos medios que podrás emplear para expresarte de modo correcto, porque su lenguaje está más allá del sistemático.


Es donde la libertad crece y emana como un géiser que rompe con la capa de hielo.


«No se necesita valor para hacer una cosa cuando es lo único que puedes hacer».


¿Eres tú escritor?


¿Eres tú un creador?


Mira mi curso de escritura:


https://adriannaranjo.com/curso-escribir-un-libro